Viajar: Oporto

Portugal era un destino pendiente en mi lista de otoño,

y finalmente nos decidimos a pasar unos días en Oporto. Mi idea era esperarme a publicar esta entrada una vez tuviese el carrete de la analógica rebelado, ya que lleve conmigo la Fujica que me regalo mi padre, pero no quería alargarme más y tenía ganas de compartir ya mi experiencia allí.
Y os cuento que me enamoré del vino blanco de Oporto, de los panes de miga densa con harinas integrales. Del bacalao y el pulpo al horno. De los platos con sabor a mar y las verduras guisadas que están terriblemente ricas y en su punto exacto de dulzor. Andar sin rumbo por las calles de la ciudad de estilo retro y modernidad al mismo tiempo. Contemplar los famosos azulejos y sus galerías.

Café Majéstic
Postre típico de Oporto
Jardín del Museo Nacional Soares dos Reis
Jardín del museo Nacional Soares dos Reis


Que bien sienta aflojar el ritmo y sentarse a tomar una copa de vino blanco. Una vez a caído el sol, escuchar música en directo en una terraza junto al río Duero. Andar y tener el tiempo suficiente, para encontrar buenos regalos. Creo que repetiré, me encantaría volver porque habían cerámicas preciosas y mi maleta de cabina estaba ya completa. Platos,tazas,boles todo artesanal.

Me ha sorprendido la cantidad de tiendas concept store que apuestan por diseñadores y artesanos, una mezcla de arte, cultura y moda. Donde venden objetos únicos y de calidad. En Mercado 48 encontré la mayoría de regalos para la familia. Una libreta de cuero, una ilustración de los puentes de Oporto, baldosas a modo de sobremesa, etc. También encontré algunas gangas vintage en tiendas de segunda mano. Me gusta comprar prendas con una historia detrás, alargas la vida útil de la ropa y es una opción mucho más amigable para el medio ambiente. Encontré dos bolsos preciosos que creo que me acompañaran en el ropero unos años y un pañuelo que estilo chanel con estampado de flores en tonos nude, rojo y azul marino. Un jersey de cachemir rosa que ha pasado a ser unos de mis nuevos favoritos en el armario.

Almacenes Vintage Masarelos
Entrada La petite coquette
Restaurante Taberna do Barqueiro
Desde Vila Nova de Gaia
Puente Don Luis I
Avenida do Brasil
Colgante con nombre


Me quedé con las ganas de visitar la famosa librería Lello. La cola de turistas era considerablemente larga, así que te recomiendo si tienes pensado ir a verla. Levantarte temprano por la mañana, e ir allí directamente. La librería con la reputación a la más bella del mundo la reservo para la próxima ocasión. Siempre es bueno dejar algo en el tintero para repetir la ocasión de volver a la ciudad.

Una mañana, después de desayunar en el Café Majéstic, visitamos el museo Nacional Soares dos Reis. La segunda planta, de artes decorativas, me cautivó. Exposición de mobiliario, porcelana china, entre otros objetos y joyas de siglos pasados.
Mi mayor regalo al visitar una ciudad es que haya un museo con un espacio dedicado a la joyería. Y allí encontré una sala de estilo neoclásico con una colección de objetos muy interesantes y una sala dedicada a las joyas.
Comparto mis instantáneas del viaje, espero que os gusten y si habéis estado allí y queréis compartir alguna recomendación (un restaurante para comer, una visita,..) para el próximo viaje sería interesante.


Aquí van mis recomendaciones:

Una iglesia… Igreja do Carmo.
Un lugar para desayunar… Cafè Majéstic
Un restaurante para comer… Taberna do Baqueiro en Masarelos
Un restaurante romantico para cenar… Tripeiro
Un paseo… Una caminata junto al Duero
Un transporte… El tranvía, un viaje en tranvía hasta al faro de las Felgueiras
Un vino… Parceira
Un postre típico… Pastís de nata. Buenísimos recuerdo unos en concreto de un café al lado de la librería Lello, estaban riquísimos
Una tienda… Mercado 48, Rua da Conceição nº 48
Un aperitivo… Bol de aceite de oliva con el fondo de vinagre balsámico
Una comida… La pasta negra con marisco y el pulpo al horno.
Un museo… Museo Nacional Soares dos Reis
Una joyería… As tres joias, joyería de autor
Un bar de copas… Era Uma vez No Paris, Rua Galeria do Paris 106 Pub ambientado en la estética de Paris de los años 20, paredes de papel en rojo rubí, lamparas de flecos y butacas y sillones de cuero.

Hasta aquí las instantáneas, espero que os hayan gustado y me encantaría saber tu opinión. Haz un comentario en la cajita de abajo. Un abrazo y feliz semana.
Laia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies